Mi príncipe

Mi príncipe
El autismo no me define, no me condiciona y no me limita...que no lo haga tu desconocimiento...

martes, 14 de agosto de 2012

Un dulce berrinche....

Recuerdo perfectamente como eran esos dias en los que Álvaro iba de un sitio a otro sin rechistar, cuando esa actitud suya era calificada por el resto de ejemplar, como si se tratara de un niño buenísimo y dócil que aceptaba todo. A mí eso me hacia saber que algo pasaba, no veia esa bondad que los demás apreciaban, más bien veia ausencia, desinteres, excesivo conformismo. 

Alex, mi hijo mayor, tampoco habia sido un niño de montarme las tipicas rabietas de supermercado o parque, pero el comportamiento de Álvaro era distinto, no habia ni una mueca, ni un sonido, ni la más minima muestra de oposición. Forzaba situaciones, como quitarle sus juguetes, los dibujos, pero nada. 

He de decir que aquello fueron los inicios, después llego la inflexibilidad que era la cara opuesta. Pasamos del "todo lo acepto", al "no te desvies un milimetro que me rompes mis esquemas" con su consiguiente rabieta de incomprensión por parte de todos, dificil de controlar y dura de sobrellevar también para todos. 

Después estas rabietas se fueron controlando, dándole herramientas de comunicación a él y conocimiento de cómo y qué hacer a nosotros. Pero a mí me seguia faltando algo....

Quiero que mi hijo sea un niño con su infancia, y su vida en general, normalizada al máximo y lo queramos o no, nos guste más o menos, las rabietas, la oposición, el desacuerdo, el querer imponer su criterio, forma y debe formar parte de ella, de su crecimiento como personita, por lo menos así lo pienso yo desde mi más humilde opinión de madre.

Un niño tiene derecho a manifestar su opinión y que esta sea escuchada y tenida en cuenta, a mostrar con sus recursos (algunos es verdad que desesperan al más paciente, jejejeje) que algo no le gusta, su descontento, su enfado. Álvaro no lo hacia, al menos no de una manera que dejara claro que su malestar se debia a eso. Podía quizá hacer una ecolalia o frase hecha, sin sentido en muchas ocasiones para el contexto en el que estaba, quedarse serio, o romper a llorar pero sin que nada pudiera hacerte saber que ese llanto se debia a un desacuerdo.

Hay una anecdota que voy a compartir con vosotros:
Un dia volviendo del colegio, justo al entrar en el pueblo donde vivimos y girar hacia la izquierda en la glorieta, Álvaro comenzó a llorar repentinamente y de una manera tremenda, como si un gran dolor le recorriera el cuerpo, no me podia decir que le pasaba, no servia nada que le dijera para calmarle, lloraba y lloraba, con un llanto que me encogia el alma, porque me miraba como diciendo "mamá no me entiendes". Cuantas más cosas le ofrecia más incomprendido se sentia, su llanto podía durar una hora. Así nos pasó, el lunes, el martes y el miércoles. Pero este último dia se encendió esa bombillita que parece que tenemos y le dije a su hermano que iba tambien en el coche : "Alex ya se que le pasa, quiere ir donde Ana a ver a Kinoa"(Ana es una amiga y Kinoa su perrita, una labrador preciosa a la que Álvaro adora). Fué oirme nombrar a Kinoa y su llanto se paró de pronto. Le dije "¿Alvaro quieres ver a Kinoa?" y me contesto "Si", y su cara se iluminó con una gran sonrisa como diciendo "por fin me entiendes". 
Lloraba al coger la glorieta a la izquierda porque para ir a casa de mi amiga Ana era la glorieta a la derecha y él lo sabe, por eso rompia en ese instante a llorar. Estaba mostrando una disconformidad, queria decirme "no quiero ir a casa, quiero ver a Kinoa", pero no sabia como, no lo mostraba de una manera clara, casi tenia que ser adivina para saberlo. 

Esto aún le sigue pasando, el conocer a mi hijo como creo que me toca, es lo que nos libra de muchas situaciones como esta, pero él también está aprendiendo a dejar las cosas claras. Una vez más, lejos de enfadarme ante esto, o angustiarme, siento esa rara sensación de alegria, de contrariedad porque su oposición no me molesta, aunque no me agrade por supuesto verle llorar, pero me gusta verle imponer su criterio, ver como deja claro que "NO QUIERO!!!!!!!".

Una vez más compruebo que mi pequeño tesoro me hace ver la cara y no la cruz de las cosas, porque no hay cruz que valga...

(En este video estamos en casa de mi querida amiga Mamen. Está jugando con sus amigas y su hermano, pasandoselo bien, disfrutando como demuestra con sus risas, pero llega el momento de irnos.....)


video


Acepto sugerencias...

sábado, 11 de agosto de 2012

Una "simple" mirada que esconde un gran tesoro...

Si algo me has enseñado mi pequeño principe, es a valorar cada una de las cosas que hace un tiempo eran insignificantes, pasaban desapercibidas o simplemente eran pequeñeces, lo que tocaba, lo habitual. 
He aprendido contigo, mi tesoro, a mirar detrás de cada gesto, de cada movimiento, de cada sonido, de cada mueca, de cada mirada. Ahora sé lo que hay detrás de todo eso, lo que cuesta llegar a ello, lo maravilloso de cada una de esas "pequeñas cosas" que hoy hacen nuestro presente grande cuando menos lo esperamos. 

Nada he perseguido más durante mucho tiempo que tu mirada, volver a mirarme en tus lindos ojos, que se cruzaran aunque sólo fuera un segundo con los mios. He hecho malabares para conseguirlo, he adaptado las posturas más enrevesadas, te he perseguido durante rato y por supuesto me he acercado a mis ojos cualquier cosa que pudiera interesarte para así "engañándote" ponértelo más fácil y al fin conseguirlo. 

Ahora, después de un tiempo, eres tú el que buscas la mia, eres tú el que te buscas las mañas para que al mirarte compruebes que te atiendo, si  me gusta o no me gusta algo que haces, si estoy contenta o triste.
No hay nada más emocionante, nada me hace más feliz que cuando me miras de esa manera única, como si estuvieras contemplando algo grandioso, con ese amor que desprenden tus ojos, esa mirada que es como un gran TE QUIERO, y me haces derretirme, siento que nada más importa...

Una "simple" mirada que esconde un gran tesoro.... EL MÁS PURO AMOR....

Te quiero mi cielito lindo,

Mamá